Descubren el gen causante de las canas, el gen IRF4

IRF4, el gen asociado a la aparición de las canas

Pues sí, IRF4 no es el nombre de ningún impuesto estatal o de algún avión de combate, así algunos hemos podido pensar justo al leer las iniciales. IRF4 es el nombre del gen descubierto por un grupo de expertos, asociado al encanecimiento del cabello. Los vencedores del hallazgo han sido un grupo de profesionales en la materia, liderado por Andrés Ruíz Linares y Kaustubh Adhikari, ambos del University College London (UCL) En el estudio ha participado, entre otras instituciones y organismos, la Universidad de Oviedo.

Este estudio ha sido publicado con fecha de enero de 2016 en el periódico Nature Communications.

¿Cómo funciona el IRF4?

Ya estaba en el conocimiento de los expertos que el gen IRF4 tenía una incidencia directa en el color del cabello, pero no ha sido hasta ahora que se ha podido comprobar su relación con el proceso de encanecimiento. Estamos ante la primera vez que se conoce uno de los genes asociados a la aparición de las canas en humanos. Los expertos aseguran que pueden existir otros genes. Por lo que ésto no es más que el inicio de un proceso largo de investigación hasta tener toda la información real del proceso de aparición de las canas.

Gen relacionado con la aparición de las canas

Aún sabiendo que el gen IRF4 está ligado a la aparición de las canas, todavía se investiga el por qué las canas salen a una u otra edad.

El IRF4 participa como regulador de la producción y almacenaje de melanina (la melanina es el pigmento que da color al pelo, los ojos, la piel)

El encanecimiento se produce cuando se presenta la total falta de melanina, es en ese momento que el pelo comienza a volverse blanco. Se sabe que el gen IRF4 está directamente relacionado con el proceso de aparición de canas pero no se sabe porqué ocurre a una u otra edad, es decir, qué le ocurre al gen IFR4 para que inicie este proceso o qué papel juega en este proceso, o, por el contrario, qué otros factores sobre el gen hacen que se inicie el encanecimiento. En esta línea continuarán las investigaciones.

El descubrimiento de la relación de este gen con la aparición de canas tiene una sustancial importancia tanto en el campo de estudios forenses como en el mundo de la cosmética, así como en el descarte de otras hipótesis, y sobre todo es un paso hacia adelante en el campo de la investigación científica, tan correlacionados unos estudios con otros.

¿Qué nos desvela este hallazgo?

Hasta el día de hoy se pensaba que las canas podían ser sustancialmente consecuencia de altos niveles de estrés o por factores de índole externa. Pero debido a los datos arrojados por este estudio, gana peso, de manera considerable, la hipótesis de que las canas tienen un fuerte componente genético. En esta línea, el que tengamos canas o no dependerá más de los miembros reflejados en nuestro árbol genealógico y mucho menos del estrés que pudiera ser provocado por nuestro entorno. Aunque eso sí, al parecer, en mayor o menor medida, todo influye.

Se descubre nuevo gen implicado en la aparición de las canas.

IRF4 es un gen que ya había sido relacionado con el color del cabello. Ahora se descubre su relación directa con la aparición de las canas.

¿Cómo se ha llevado a cabo el estudio? Muestra.

En esta ocasión el equipo de expertos ha seleccionado una muestra de 6000 personas, todas ellas de procedencia latinoamericana. La idea de que esta muestra fuera de países sudamericanos se basa, según los líderes de la investigación, en la mezcla de orígenes de la población, siendo de esta forma una muestra más representativa a nivel mundial y no sólo de un tipo de raza o etnia. Debida a la historia acontecida en Latino América sus habitantes son descendientes de poblaciones europeas, asiáticas, africanas, etc. por lo que aseguran que es más probable que el hallazgo tenga un resultado más homogéneo o más extrapolable a toda la población, aminorando de esta forma el error de la muestra.

Además del gen IRF4 se han descubierto otros como el PAX3 (causante de las cejas corridas), FOXL2 (relacionado con el grosor de las cejas) y el PRSS53 (el gen que da forma al cabello) No obstante, los líderes de la investigación concluyen que es muy probable que estos genes, incluido el IRF4, no tengan ningún efecto de manera independiente sino que pueden estar correlacionados con otros genes y/o entre sí.

IRF4 el gen de las canas

Gráfico que explica la relación de los distintos genes descubiertos con su incidencia en el cabello.

De este modo, se sigue avanzando poco a poco en investigaciones que esclarezcan cada vez más el proceso de envejecimiento en el ser humano. Como todos sabemos, cualquier tema de investigación relacionado con el envejecimiento provoca mucha atención por parte de la población. Estaremos pendiente de cualquier otra noticia al respecto para poder ofrecérosla en nuestro blog. ¿Y tú, tienes alguna otra información, o añadirías algo más? Déjanos tu opinión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *